Ser Un Amigo

Amigos de las Americas

Amigos de las Americas

Before-After picture of the park I constructed in the local school.

Before-After picture of the park I constructed in the local school.

Natalie Braun and Michelle Santos, both juniors at Latin, spent their sophomore years preparing for summer programs with Amigos de Las Americas, which is often referred to as the “Peace Corps for High School Students.” Amigos sends volunteer students to Latin American countries where they perform community service and complete community based initiative projects. Natalie (Dominican Republic) and Michelle (Nicaragua) spent last year raising money and training before heading to their Latin America communities for almost two months this summer. In each of their communities they worked with children every day and each led a community-based initiative. Natalie and Michelle had terrific, learning experiences and each became more fluent in Spanish. They recommend Amigos to anyone interested and ask that you contact them for more information.

Este verano Michelle Santos y yo participamos en un programa que se llama Amigos de las Américas. Estamos de acuerdo que tuvimos una experiencia increíble. Yo estaba en la República Dominicana y Michelle estaba en Nicaragua. Amigos de las Américas es un programa nacional que ha estado presente desde 1965 y se refiere a menudo como el “Cuerpo de Paz para estudiantes de secundaria.” Más específicamente, Amigos es un programa de inmersión cultural basado en el liderazgo. Voluntarios, de 16-25 años, se entrenan durante un año para su viaje de 4-8 semanas en un país de América Latina.

Para participar en Amigos, tuvimos que entrenarnos durante el año escolar cada dos semanas con el Chicago Urban Chapter de Amigos. Pasamos cada dos sábados desde noviembre hasta mayo, con 16 otros estudiantes de las escuelas públicas de Chicago para aprender lo que íbamos a hacer durante el verano. También recaudamos dinero para nuestro viaje. Éramos responsables de recaudar la mitad del dinero para el viaje. Es posible que hayas visto a nosotros vendiendo naranjas o café alrededor de la escuela. También tuvimos una gran fiesta con una subasta silenciosa grande en el Museo de Arte Mexicano en Pilsen. Finalmente, en abril supimos que país íbamos a pasar el verano.

Una vez en América Latina, estamos emparejado con otros voluntarios de Amigos de un parte diferente de los Estados Unidos. Juntos, las parejas viven en una comunidad rural con una familia local. Los voluntarios son responsables de colaborar con los miembros de la comunidad para hacer un proyecto de iniciativa basada en la comunidad que mejora la comunidad. También cada día, los voluntarios trabajan y hacen actividades con niños para enseñarles el liderazgo y como ser saludable.

Yo pasé 7 semanas en un pequeño pueblo de la República Dominicana, cerca de la frontera con Haití, que se llama Kilómetro Cuatro (KM4). Yo viví en un entorno muy rural, con sólo dos horas de electricidad al día. Mi familia dominicana tuvo tres hijos. Mi pareja, Julia, de San Francisco, vivía con otra familia en la comunidad. Éramos las únicas dos estadounidenses y las únicas que hablaban inglés. Todos los días durante el verano Julia y yo organizamos y hicimos actividades en español con los niños locales y les enseñamos cosas sobre la salud, la higiene y como ser un líder. Además, durante las siete semanas trabajamos con la comunidad para llegar a una iniciativa que podría mejorar la comunidad. Como KM4 era una comunidad pequeña y estaba justo al lado de una carretera muy transitada, los niños sólo podían jugar cerca de la calle. Decidimos construir un parque para niños. Nos divertimos trabajando con la comunidad para recaudar el dinero necesario. Por ejemplo, tuvimos una noche de cine y tuvimos varios sorteos. El sorteo más popular fue que Julia y yo enseña a los ganador como cocinar s’mores. Una vez que teníamos suficiente dinero, organizamos toda la comunidad para construir el parque.

Michelle fue a Matagalpa, Nicaragua, para seis semanas. Ella describe Amigos como “gratificante porque podía conocer a los miembros de la comunidad y a los otros voluntarios. Podía ser completamente sumergida en la cultura, mi español se mejoró y tenía un montón de independencia”. Su parte favorita del verano fue trabajando y jugando con los niños todos los días y ella pudo verlos crecer. Su proyecto iniciativa de la comunidad fue pintando una escuela local para ponerla mas bonita.

Cada año más de 700 jóvenes de secundaria participan en Amigos y siempre están buscando a más personas para involucrarse. Si usted está interesado o si tiene alguna pregunta puede enviarme un correo electrónico a nbraun@lsoc.org o msantos@losc.org .

-Natalie Braun (Junior)

1 thought on “Ser Un Amigo

Leave a Reply